viernes, 6 de marzo de 2015

Contaminación De Ríos Por Extracción De Oro


El río Caquetá está altamente contaminado con mercurio y el mismo diagnóstico aplicaría para los ríos Inírida y Amazonas, según una alerta de la Fiscalía General de la Nación. Por primera vez una autoridad judicial hace una advertencia sobre esta grave problemática, que ha sido explorada principalmente por académicos y autoridades ambientales regionales.
Gloria Elsa Arias, jefa de la Unidad de Delitos contra el Medio Ambiente de la Fiscalía, señaló en RCN Radio que se está realizando una detallada de investigación sobre el alcance del mercurio en las fuentes hídricas del país. Este metal altamente tóxico es empleado en la extracción artesanal de oro. La investigación, que ha tenido numerosos tropiezos por cuenta de la presencia de grupos armados y el difícil acceso a los afluentes, ya arrojó unos primeros resultados: las muestras tomadas en el lecho del río Caquetá apuntan a un “impacto alto de contaminación por presencia de mercurio, debido a que desde las balsas se hace la disposición directa hacia los ríos”.
Estos hallazgos llevaron a la Fiscalía a ponerse en contacto con las autoridades de Brasil, Perú y Ecuador, países que también podrían verse afectados debido a que “esta contaminación no se queda en un solo espacio sino sigue fluyendo aguas abajo”. El objetivo es crear una alianza para acelerar las investigaciones.
Arias advirtió que este estudio busca mitigar el impacto en la salud de los habitantes de las zonas de minería de oro, en especial en madres gestantes y menores de edad. “La gravedad es más hacia la salud humana. Se podría afectar el sistema nervioso de los niños. En las madres gestantes el mercurio podría atravesar la placenta con altas posibilidad de malformación genética”.
La contaminación por mercurio no se da solamente por vía directa, sino a través del consumo de pescado, por lo que también se contará con la ayuda de expertos para examinar a los animales. Ya un estudio de la universidades Nacional y de Cartagena había hablado de los altos niveles de mercurio en el atún que se enlata y comercializa en Colombia. Y están también las investigaciones de la Universidad de Córdoba, que en los últimos ocho años han confirmado la existencia de mercurio en peces, jaguares e incluso en humanos.
Jesús Olivero-Verbel, toxicólogo ambiental de la Universidad de Cartagena, encontró que el metal ingerido por los pobladores de Bolívar a través del pescado ha provocado en algunos de ellos temblores en las manos, pérdida de la memoria y disminución de su coeficiente intelectual: “No distinguen colores, su campo visual se reduce, suelen desarrollar alergias y, a veces, experimentan problemas neurológicos severos”. Pero uno de los datos más alarmantes es que “los bebés de las mujeres embarazadas que se exponen al mercurio siempre estarán expuestos a sufrir malformaciones”.
Para la Fiscalía es claro que la principal causante de esta contaminación es la “minería criminal”. En ella se utiliza el mercurio para la extracción artesanal del oro. Ya el propio fiscal general, Eduardo Montealegre, ha dicho que —después del narcotráfico— la principal fuente de financiación de los grupos alzados en armas es la minería ilegal.
El país todavía no conoce los reales alcances de la minería criminal. De lo que sí existen cifras es de las minas que están por fuera de la legalidad (término que incluye minería ilegal, informal y criminal): el 63% de las 14.357 minas censadas no cuentan con título minero. Los casos más graves en el país, según el tipo de material, son la sal (sólo el 1% de las explotaciones tiene autorización ambiental) y el oro (3% con licencia), de acuerdo con el último informe de la Contraloría sobre minería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada